La unica estrella que podemos ver en pleno dia

El sol es el centro de nuestra galaxia, es una estrella espectral la cual se puede observar fácilmente el cielo. Pero querer mirar fijamente hacia el sol sin sentir algún tipo de molestia, es algo por lo cual cada ser humano ha sentido curiosidad al menos una vez en su vida. Pensar tal vez colocarse unos binoculares y mirar a través de los mismos para vislumbrar su grandeza nos dejaría ciegos, e incluso solo al sentir los destellos de luz podemos percibir la molestia de los rayos ultravioleta sobre nuestra mirada, que infaliblemente podría terminar en un problema mayor de salud. Comprendemos entonces que mirar fijamente hacia el sol no es algo plausible.

solDe modo que existen diferentes métodos para posar nuestra mirada sin salir perjudicados, de una forma segura y particular. Uno de estos métodos es la proyección solar, método sumamente fácil de realizar y también particularmente accesible. Para poder realizarlo necesitamos un telescopio y un cartón. El cartón debe ser de un color claro para de esta forma proteger nuestra visión y tener un reflejo del sol en el. Se debe coloca el cartón en el ocular de nuestro telescopio, acercando o alejando el mismo para tener una imagen certera del mismo. Otro método que puede asegurarnos una perspectiva del sol sin algo de problemas seria adquisición de unos filtros solares para tu telescopio o binoculares, se debe tener sumo cuidado y verificar que el filtro que adquieras sea el adecuado. Además de colocar el mismo en el tubo por el cual pasa la luz, nunca en el observador debido a que este puede fallar y así lograr molestar nuestra visión. Se debe estar seguro de que se colocó de forma segura los filtros para así evitar algún inconveniente a futuro. El sol es la única estrella de tal magnitud la cual tenemos a nuestro alcance visual y estos métodos nos proporcionan una forma accesible y segura de observar esta estrella bajo su propia luz.

Y si la Tierra deja de rotar ¿Cuáles serían las consecuencias?

Posiblemente esta sea un pregunta que muchos se han hecho alguna vez en su vida y que a pesar de lo surrealista que parezca puede llegar a ser un tema realmente serio ya que por muy descabellado que suene si esto llegara a suceder las consecuencias serían catastróficas y  aterradoras.

Es importante recordar un tema que resulta bastante obvio para muchos y es el hecho de que la Tierra realiza dos movimientos, uno de rotación que lleva a cabo en su propio eje y uno de traslación que hace alrededor del Sol. Estos movimientos originan como todos sabemos el efecto del día y la noche, además de muchos otros fenómenos que se dan.

Además de esto es necesario acotar que siempre estamos en movimiento, aun cuando no lo sintamos debido a estas dos rotaciones que realiza la tierra, de aquí es donde deriva la primera de las consecuencias. Entonces si la tierra dejara de moverse en este instante lo primero que sucedería es todo saldría “volando”, debido a la inercia y fuerza centrífuga todo saldría volando en diferentes direcciones a una velocidad de unos 1600km/h.

Otra consecuencia súper importante para humanos y animales es la idea de concebir el día y la noche tal y como los conocemos, ya que los días pasarían a durar muchísimo más de lo que lo hacen, es decir, en este momento para nosotros un año dura 365 días, pero si la tierra dejara de girar 1 día duraría un 1 año, esto es debido a que la tierra realiza su movimiento de rotación en 24 horas pero si dejara de girar este movimiento le llevaría 8760 horas lo que haría el equivalente a un año. La consecuencia inmediata de esto sería que la Tierra parecería eternamente un polo en donde se da el fenómeno de 6 meses de día y 6 meses de noche, solo que esto sería de por vida.

Otro punto interesante a recalcar sería que los mares y océanos se moverían o se redistribuirían poblando miles de kilómetros de Tierra lo que pondría en amenaza a la especie humana.

ISLAS CANARIAS

Las Islas Canarias son una de las diecisiete comunidades autónomas de España. Se encuentran en un archipiélago del Atlántico, a unos 150 kilometros al norte-oeste del Sáhara Occidental y a más de 1000 kilómetros del sur de España.

El archipiélago es parte de la Macaronesia, una agrupación geográfica de las islas volcánicas del archipiélago de las Canarias de Madeira islas incluyendo Salvaje, el archipiélago de las Azores y las islas de Cabo Verde.

Se divide en dos provincias, definidas como las regiones ultraperiféricas de la Unión Europea: Las Palmas de Gran Canaria y Santa Cruz de Tenerife. Hasta 1927, Santa Cruz de Tenerife fue la única capital del Archipiélago, pero esta ciudad tiene, desde este año, compartida esta función, cada cuatro años, con la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, que es la ciudad más poblada de las Islas Canarias desde 1910.

El archipiélago consta de siete islas divididas en tres grupos:hacia el este encontramos Lanzarote, capital de Arrecife, Fuerteventura, la capital Puerto del Rosario, Tenerife, la isla más grande y poblada capital de Santa Cruz de Tenerife, Gran Canaria, la capital de Las Palmas de Gran Canaria, La Gomera capital de San Sebastián de La Gomera. En el oeste su ubica La Palma, la capital de Santa Cruz de La Palma y El Hierro, la capital Valverde. También existen una serie de islas secundarias: La Graciosa (habitada), Alegranza, Los Lobos, Montaña Clara, Roque del Este y Roque del Oeste. Además de islotes y rocas: Anaga, Garachico y Salmor.

Lanzarote, Fuerteventura y Gran Canaria son la provincia de Las Palmas, Tenerife, La Gomera, La Palma y El Hierro son la Santa Cruz. Estas islas tienen características geológicas y configuraciones muy diferentes. Lanzarote tiene un relieve fuertemente marcada por el vulcanismo reciente y aún activo, Fuerteventura es bastante plana, y sobre todo muy seco pues está más cerca del desierto del Sahara. Gran Canaria es una isla con una orografía montañosa redondeada marcado por paisajes extraordinarios, Tenerife es la isla más grande y está dominada por un volcán activo en el centro, que culmina a 3718 metros, el Teide, el pico más alto de España y Gomera, cerca de Tenerife, es una pequeña isla en el terreno altamente fragmentado con valles sin comunicación fácil entre ellos, hasta tal punto que sus habitantes han inventado un lenguaje especial silbando, el silbido para comunicarse. La Palma es montañosa, son las islas más húmedas y boscosas más del archipiélago; El Hierro es la más pequeña, más remotas y menos conocidas. Las islas secundarias de La Graciosa, Alegranza, Montaña Clara, Roque del Este y Roque del Oeste forman el archipiélago Chinijo. La población se concentra en las dos islas principales del archipiélago, Tenerife y Gran Canaria. Durante el verano de 2007, el archipiélago conocido grandes incendios: 31 de julio de 2007, se quemaron 35.000 hectáreas y 13.000 personas fueron evacuadas.

En el siglo XV, las islas se convirtieron en el lugar preferido por los cazadores de esclavos de todos los orígenes que capturaron el rubio grande para revender los señores del norte de África. Y esto hasta 1402 y la llegada del navegador Dieppe Jean de Bethencourt, acompañados por emigrantes franceses. Bethencourt, quien fue a la cristianización de las islas, vinieron a establecerse en Lanzarote, Fuerteventura y El Hierro. Fue reconocido como rey por el canario Enrique III de Castilla , pero nunca puso un pie en las otras islas, mucho más poblada y sus habitantes eran guerreros feroces. Jean de Bethencourt nació en 1362 en Caux en Grainville-la-Teinturière. Los tejedores de Grainville-la-Teinturière celebraron su fortuna de un tinte de un liquen (la orchilla Roccella tinctoria). Este liquen está muy presente en las Islas Canarias, donde se ha utilizado desde la antigüedad para teñir lana de color púrpura. Por tanto, es probable que Jean de Bethencourt había referido también beneficios durante la conquista de las Islas Canarias.

Durante décadas, los portugueses y españoles disputaron la posesión de la tierra. El archipiélago, un paso importante en las rutas que conducen al sur de África, Asia y América, se adjudicó finalmente a España en 1479 por el Tratado de Alcáçovas.

La conquista de las últimas islas no llegó hasta 1491 en La Palma y 1496 para Tenerife. Masacrados o tomados en esclavitud colonos asimilados por los guanches diferentes personas desaparecidas, su lengua y su cultura. Cristóbal Colón vivió e hizo paradas durante su viaje de descubrimiento de América.

A pesar de una atracción muy fuerte, Islas Canarias trabajadores son los peor pagados de España, con salarios promedio de menos de 1.325 euros netos al mes.
La industria está más desarrollada en el puerto y refino de petróleo (la Refinería de Petróleo en Santa Cruz de Tenerife es la mayor refinería en España) y la comida.
La agricultura está poco desarrollada, pero hay una raza de ganado endémico, Palmera. Sólo el 10% de la superficie de las islas está cultivada con cereales, la vid, el tabaco, los plátanos, los tomates y las frutas tropicales, principalmente mango y piña. Estos productos se exportan principalmente a España y al resto de la Unión Europea.
Su clima tropical y soleado, y debido a sus paisajes volcánicos, las Islas Canarias son un destino turístico de primer plano popular con once millones de turistas al año. El sector servicios representa el 75% de la economía de las Islas Canarias.

Desde el año 1993, las Islas Canarias se rigen por la Coalición Canaria (CC), una coalición de partido regionalista y política de centro-derecha, por lo general asociado con el conservador Partido Popular (PP), el gobierno de CC, ya que las elecciones regionales de 2011, en coalición con el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), que le permite retener la presidencia del gobierno, después de haber llegado a PP cabeza. Desde el año 2007, el Presidente del Gobierno es Paulino Rivero.

A pesar de las Islas Canarias están divididas en dos provincias, ninguno de ellos tiene el Consejo Provincial. En efecto, el poder político local está descentralizada en cada isla, y la autoridad recae en la figura de un cabildo. El Cabildo es elegido por sufragio universal directo, e incluye de once a veintiún miembros. Se organiza en un conjunto (Pleno) y un consejo de gobierno (Consejo de Gobierno), encabezado por un presidente.

La NASA en Madrid

Aunque pocos lo saben, en Madrid hay un lugar único. Está en el municipio de Robledo de Chavela. Aquí se encuentra uno de los tres centros que la NASA tiene repartidos por el mundo para estar en contacto continuo con sus misiones espaciales. Los otros dos centros se encuentran en Camberra (Australia) y en Pasadena (EE.UU.)

Y no es algo nuevo, hace ya más de 50 años que la agencia espacial puso sus ojos y sus instalaciones en este rincón de la sierra madrileña. ¿Cuál fue la razón de la elección de este lugar? Que este punto y los dos mencionados anteriormente está separados 120 grados en longitud, de manera que los vehículos espaciales pueden permanecer en continuo contacto con la Tierra en una de sus estaciones, independientemente del movimiento de rotación del planeta. Frente a otras posibles localizaciones, Madrid contaba además con otros puntos a favor: aeropuerto internacional, universidades y un espacio suficientemente protegido por un lado gracias a la sierra madrileña, pero abierto por otro

Así, entre bosques de encinas, en Robledo de Chavela se puede contemplar una estampa singular: la de seis imponentes antenas. Once metros de diámetro tiene la más pequeña, setenta tiene la más grande. Unas instalaciones bautizadas con el nombre “Madrid Deep Space Communications Complex”, es decir, Complejo de Comunicaciones del Espacio Profundo de Madrid. En ellas trabajan 150 personas, que se encargan del seguimiento de las principales misiones que la NASA pone en marcha. Desde aquí, por ejemplo, se han seguido las misiones Apolo y Voyager.

Y algo que hace especialmente atractivo este lugar, más allá de su valor para las misiones de la NASA, es que se puede visitar. Cuenta con un centro de visitantes que ofrece desde exposiciones a vídeos y pantallas desde las que contemplar el seguimiento que se hace de las diferentes misiones espaciales. También se pueden ver trajes espaciales, reproducciones de vehículos y hasta una auténtica roca lunar.

El valor educativo de los planetarios

Si hay algo que atrae por igual a grandes y pequeños es la observación del firmamento. Las estrellas, los planetas, los cometas son temas que suscitan la curiosidad y es ahí donde los planetarios encuentran un papel esencial como medios de divulgación y de conocimiento.

No todas las ciudades, evidentemente, tienen este tipo de instalaciones, pero si se visita alguna que sí lo tenga será una magnifica actividad para realizar con los más pequeños. En los planetarios los niños se acercan a todo lo relacionado con la astronomía y el estudio del espacio de una manera lúdica y muy divertida, siempre adaptada para su edad.

Suelen ser, además, muy interactivos, de manera que para ellos es más sencillo entender procesos a veces complejos, desde cómo se forma un agujero negro a cómo se mueven los planetas o cómo nació nuestra galaxia. Algunos, además, cuentan con exposiciones, por ejemplo, de aparatos antiguos que se usaban para el estudio del universo o de trajes y otro tipo de elementos utilizados en los viajes espaciales de las últimas décadas.

En ocasiones particulares, como lluvias de estrellas o eclipses, los planetarios organizan también actividades relacionadas con ellos, incluidas observaciones. Clases prácticas y muy divertidas que los niños no olvidarán jamás. Charlas, películas, talleres…los programas de actividades que ofrecen este tipo de instituciones son siempre amplios, completos y variados.

¿Dónde hay planetarios en España? Aunque muchos sean modestos, hay decenas de localidades que cuentan con ellos. Desde las más grandes como Madrid, Barcelona, Valencia Sevilla o San Sebastián a otras ciudades más pequeñas como pueden ser Cuenca, Castellón, Murcia o Santander.

Cuando un pequeño comience a hacer preguntas sobre el funcionamiento del Sistema Solar, sobre el número de estrellas que hay en el firmamento o sobre cuántas galaxias existen, lo mejor es llevarle a un planetario. Quizá no encuentre respuesta a todas sus preguntas, pero seguro que aprende mucho y se divierte aún más.

El observatorio del Roque de los Muchachos

La isla de La Palma es un enclave perfecto para la observación del firmamento, especialmente el Roque de los Muchachos. La razón no es solo la situación de la isla o su altura, sino que las nubes quedan por debajo, impidiendo que la luz de pueblos y ciudades dificulte la observación.

rqdmEl Observatorio del Roque de los Muchachos, se encuentra a nada menos que 2.396 metros de altitud y fue inaugurado en 1985. Un centro que hoy en día alberga el mayor telescopio óptico de Europa y uno de los más grandes del mundo. Un telescopio segmentado de casi 10,5 metros de diámetro compuesto por 36 piezas hexagonales dotado de las más modernas tecnologías. Y tecnología también en el diseño de la cúpula que lo protege capaz de resistir cualquier tipo de turbulencia interior o exterior que pudiera afectar a la imagen captada por el telescopio.

No es el único telescopio de estas instalaciones, evidentemente. Este observatorio cuenta con toda una serie de telescopios nocturnos y solares. Entre los primeros se encuentra el telescopio William Herschel, que con sus algo más de 4 metros de diámetro ha sido utilizado en la investigación y descubrimiento de hechos tan importantes como la existencia de un agujero negro en nuestra galaxia.

Pero cualquiera de los telescopios que se encuentran en el Roque de los Muchachos tiene una labor esencial, desde el estudio de la superficie del Sol a la búsqueda de planetas fuera de nuestro Sistema Solar o la investigación de supernovas, entre otros muchos aspectos.

Y algo muy importante, se pueden visitar las instalaciones previa solicitud. Del 15 de junio al 15 de septiembre hay visitas al observatorio todos los días de la semana. Fuera de esas fechas las visitas se realizan los martes, viernes, sábados y domingos. Y algo muy importante, aunque se cobra entrada no hay un ánimo de lucro, lo que se recauda se destina íntegramente a sufragar los gastos de la gestión y de los guías.

Los mejores lugares de España para observar las estrellas

Contemplar el cielo en una noche estrellada desde un lugar en el que no haya ningún tipo de contaminación lumínica es una experiencia maravillosa. Pero a veces, o no se sabe cuáles son los lugares más apropiados, o están alejados de nuestro lugar de residencia. Vamos a hacer un pequeño recorrido por sitios perfectos para disfrutar de la imagen más hermosa del cielo.

  • Isla de La Palma: en ella encontramos la primera reserva Starlight y uno de los grandes complejos astronómicos del mundo. Pero cualquiera de los puntos más altos de la isla es perfecto para contemplar las estrellas, ya que las nubes suelen quedar por debajo.
  • Sierra de los Filabres: en este rincón de Almería encontramos el segundo observatorio en tamaño de Europa, que tiene un telescopio de 3,5 metros de diámetro. Aquí los cielos son especialmente oscuros, con noches perfectas para olvidarse del tiempo contemplando el firmamento.
  • Sierra Nevada: no nos movemos de Andalucía para detenernos en el lugar en el que se encuentra el tercer observatorio de España. Los cielos de Granada nos muestran una de las imágenes nocturnas más hermosas que se puedan imaginar.
  • Almadén de la Plata: en este rincón de Sevilla encontramos algo muy especial, un observatorio con vocación divulgativa, tanto que permite no solo visitas, sino maravillarse contemplando el cielo desde alguno de sus telescopios. También tiene el certificado de reserva Starlight.
  • Áger: en esta localidad leridana se encuentra el Parque Astronómico del Montsec, una zona especialmente protegida contra la contaminación lumínica y destino Starlight. Perfecta para quienes viven en la zona de Cataluña y desean disfrutar de una actividad especial contemplando las estrellas.
  • Parque Natural del Teide: Uno de los lugares con más encanto para los cazadores de estrellas.
  • Puig Mayor: situado al norte de la isla de Mallorca es el punto más alto de las Baleares y perfecto para contemplar el cielo durante la noche.

Son lugares ideales para quienes desean disfrutar de la vista que nos ofrece el universo, pero hay muchos otros, desde la sierra de Gredos hasta el observatorio de Forcarei en Pontevedra, la reserva de Arbayún en Navarra o la sierra de Albarracín en Teruel.